La verdad es que jamás me cuestioné  el lavado de manos previo y posterior a la lactancia. Básicamente porque considero la lactancia un acto tan natural que protocolizar las tomas me parece exagerado y poco llevadero en el tiempo.

La lactancia ES a libre demanda SIEMPRE (salvo contados casos de bebés bajo peso o en condiciones especiales de riesgo) por lo tanto imaginarme la escena de: mi bebé buscando teta y yo partir a lavarme las manos para poder amamantarlo no me hace demasiado sentido. Mucho menos si estoy en un lugar al aire libre o en un lugar público sin acceso a baño. No voy a  dejar de amamantar porque no tengo un lavabo cerca.

Así que hice mi propia revisión de material bibliográfico y en la gran mayoría de documentos oficiales nacionales e internacionales (Minsal, ChCC, Unicef, OMS, aeped, etc) el lavado de manos es necesario sólo cuando vamos a extraernos leche o cuando debemos manipular la leche ya extraída… Eso si es algo más lógico para mi y me parece IMPORTANTE recalcarlo.

El lavado de manos es la forma más eficiente, económica y rápida de prevenir enfermedades infectocontagiosas. Nuestras manos están siempre llenas de bacterias, pero los bebés NO son estériles.

Extremar las medidas de higiene para un recién nacido sano no es necesario.

El sistema inmunológico de un/a niño/a nace inmaduro y a medida que sea expuesto a diferentes agentes irá adquiriendo mayor protección al medio ambiente y adivinen cual es el mejor shot de defensas que reciben nuestros hijos… Sí, la Leche Materna.

En conclusión:

1.-El lavado de manos debe ser seguido, pero no es necesario extremarlo a cada vez que debemos amamantar.

2.-Cuando las manos están visiblemente sucias se debe hacer un buen lavado de manos con agua y jabón.

3.-Cuando las manos no están visiblemente sucias, basta con desinfectar con alcohol-gel.

4.-Cuando vamos a extraernos leche de forma Manual (es decir con nuestras propias manos), SI se debe extremar las medidas de higiene y hacer un buen lavado de manos previo y posterior.

5.-Cuando vayas a extraerte leche con sacaleche (manual o eléctrico) debes lavarte las manos. Además debes hacer un buen lavado de las piezas del extractor antes y después.

6.-Cuando vamos a manipular la leche ya extraída para dársela al bebé SI debemos hacer un lavado de manos previo.

7.-No es necesario esterilizar el extractor después de cada extracción. (cada 2 semanas o 1 vez al mes es suficiente, dependiendo de cuanto uso le das)

Aquí un recordatorio de como debes lavarte las manos: 

Autor: Laura Sánchez. Enfermera Asesora de Lactancia. Mater Luna – Maternidad. 

Abrir chat