Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Y se creó la puerta sagrada,
para ti y para mí.

Y pongo las manos en mi vientre,
y susurro para mí:
Gracias cicatriz querida,
por lo mucho que aprendí.

Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Y honro este portal de vida,
por donde yo renací.

Como madre, como hija,
como mujer sin fin.
Gracias cicatriz querida,
por formar parte de mí.

Porque tú custodias bien,
el dolor que padecí.
Un dolor que hoy yo transformo
en sabiduría para mí.

Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Gracias cicatriz querida,
tú y yo unidas al fin.

Y mi parto fue digno y bueno,
y mi parto me enseñó,
a inclinarme ante la vida
más allá de mi corazón.

Poema: Mónica Manso. Maternidad Consciente

Fotografía: Veronika Richardson. 2018

Abrir chat